El tiempo - Tutiempo.net










                           Malas Palabras


Bertha-Alfaro.jpg





El futuro ya nos alcanzó

Fueron a investigar la falta de nutrientes en los niños de 79 municipios y descubrieron que sus deficiencias nutricionales eran a consecuencia de la presencia de metales pesados en su sangre.

Son estudios altamente especializados que les llevaron más de 4 años a investigadores de la Universidad Autónoma de Hidalgo y que dan cuenta de una realidad que a nadie gusta, pero que está ahí:  La contaminación ambiental y sus consecuencias.

Desde hace más de 20 años ambientalistas preocupados por la situación de las aguas, el aire y los suelos contaminados, ya sea por cuestiones naturales como la filtración de arsénico a los mantos freáticos de Zimapán o los yacimientos de manganeso de Molango y que ya procesados emiten al ambiente polvos dañinos, hasta los procesos industriales que han condenado a regiones como la zona de Tula a ser consideradas como la más contaminadas de América Latina.

Sin embargo, nada de esos señalamientos inmutó a las autoridades que durante todos estos años se han encargado de descalificar cuando les han mostrado evidencias, hasta hacerse de la vista gorda o mirar hacia otro lado cuando aumentan los casos de enfermedades cuya gravedad debería preocuparlos y solo se han limitado a mandar hacer estudios de caso que luego se archivan, para no alarmar a la población, como si la población no estuviera ya alarmada.

Me cae que soy testigo que en todos estos años innumerables voces se han levantado en demanda de acciones contundentes para aliviar, que no frenar, esta contaminación y al parecer son gritos en el desierto, porque nada, pero nada ha cambiado.

Y tan es así que la investigación publicada en marzo pasado en revistas de la comunidad científica internacional alertando de la presencia de metales pesados como plomo, arsénico, cadmio y otros, en la sangre de 296 niños hidalguenses, sorprendió a muchos.

Y hay todavía quien se atreve a cuestionar el número de la muestra y la metodología de la investigación, cuando en España por ejemplo, ya están replicando este estudio y encontrando que los migrantes africanos que por años han recibido la contaminación de la basura electrónica y que llegan a las costas europeas, presentan los mismos niveles de contaminación en la sangre.

Qué huevos. En lugar de aceptar que tenemos un problema y que debemos todos enfrentarlo con entereza y con huevos, todavía hay quienes se hacen los dignos.

Qué vergüenza. Ojalá y que esta llamada que se hace hoy desde la Academia sirva para poner manos a la obra y no esperar a que las publicaciones internacionales nos señalen negligentes.

 

Palabras más palabras menos.

Según el alcalde de Ixmiquilpan se requieren 120 millones de pesos para obras de equipamiento y mantenimiento de escuelas en la región. Seguramente serán obras de excelencia que darán un realce a la Zona del Valle del Mezquital.

 

Y hablando del sistema educativo, tendría que hacerse una revisión exhaustiva de algunos profesores que ponen en entre dicho la profesión docente, al intimidar, amedrentar, amenazar y discriminar a sus estudiantes sólo por el placer de demostrar superioridad. Y lo digo por denuncias constantes en contra del director de ingeniería química del Tec. regional, que utiliza ofensas, amenazas y groserías con los estudiantes de este plantel en Pachuca y a quien su puesto académico le ha permitido hacer estas prácticas intimidatorias sin que nadie haga nada, ni siquiera derechos humanos tan preocupados por otras cuestiones superficiales en favor de otros.







Que &%$*=# calor!

Si en Pachuca se siente un pinche calor, imagínense en la huasteca.



El tema de conversación recurrente de los últimos días tiene que ver casi exclusivamente con las altas temperaturas que se han sentido en Hidalgo, donde los termómetros han registrado los máximos históricos en los últimos años. 

Hablar de que el Huejutla, por ejemplo, haga calor no es nada nuevo, pero que se alcancen los 50 grados de temperatura sí lo es y más porque destaca sobre otros estados con calores similares y se suma a una atípica estación con calor sí, pero sin presencia de lluvia. A decir de la gente de la Huasteca, “el calor te abraza como si estuvieras en medio de un incendio”. Y si a eso le sumamos la escasez de agua muy típica para esta época del año, en la que no ha llovido tanto como para abastecer presas y ríos de la región, pues las cosas se complican.

Sin embargo, a quienes esta situación no los acongoja porque aseguran desde sus climatizadas oficinas que nadie les ha pedido ayuda, es a las autoridades encargadas de velar por la protección de la población.

Parece por demás extraño que después de 5 días de contingencia con temperaturas de 50 grados, ¡¡¡50 grados¡¡¡¡ parece de locos y sin embargo como los huastecos no se quejan, pues a nadie le importa si tienen o no agua.

Que contraste cuando el Ejército Mexicano en lugar de andar patrullado y persiguiendo delincuentes, realizaban una labor social y apoyaban con el famosísimo programa Acuario, que luego de plano se perdió cuando lo manejaron los civiles. 

Y tampoco es necesario decretar una alerta sanitaria por el calor, mientras no se mueran por una epidemia como ocurrió hace algunos años, pues que se chinguen.
Pero eso sí, que tal de recomendaciones:
Como siempre invitan a extremar precauciones, tomar suficientes líquidos y no exponerse a los rayos del sol, a lo que yo me pregunto ¿eso será factible? Y más porque cuántas personas pueden consumir agua potable o embotellada como para tomar al menos tres litros por día, o mejor aún, cuántos pueden hacer sus actividades escolares o laborales dentro de una oficina o escuela que cuente con aire acondicionado o al menos con ventiladores para apaciguar el calor insoportable de esta región a la que todo le pasa y que viven en situaciones de pobreza y abandono.

Según los expertos meteorológicos serán algunos días más con temperaturas similares que agobien a estudiantes que acuden a escuelas con techos de lámina y sin ventilación, amas de casa que trabajan en hogares calurosos y salen a hacer compras bajo el rayo del sol y empleados quienes tienen que permanecer protegidos en oficinas cerradas, sin aire acondicionado, en pequeños espacios sin la posibilidad de moverse y captar un poco del escaso aire de la ciudad.
Así que de las diez regiones geográficas de Hidalgo, al menos ocho han alcanzado temperaturas agobiantes e insoportables y la gente sólo ha optado por mantenerse a la sombra, usar ropa ligera y tomar al menos lo que sus posibilidades de agua se lo permiten. Y los demás han comprobado que el cambio climático es un hecho y que se necesitan tomar acciones urgentes, ya que el calentamiento global es una realidad, no un hecho de un futuro lejano ni un discurso político de algunos gobernantes.

 

 

Palabras más palabras menos:
Lo que también está subiendo de temperatura es la recta final de las campañas políticas del Estado de México para sus elecciones cercanas, las cuales también impactan en los ánimos y calenturas de algunos hidalguenses.






bannersales.jpg